diumenge, 1 de març de 2009

"ESTA VEZ LO VAMOS A CONSEGUIR"

Como descubri el Dome Kang

Carlos Soria, Dani Salas, Tente Lagunilla, Salvador García-Atance y Elena Goded regresarán al sietemil ingobernable a finales de marzo. Será el tercer intento del equipo a esta cima virgen, aunque el optimismo domina el ambiente.
Una montaña demiúrgica, ingobernable, con su cima esbelta, virgen, intratable. Así se ha mostrado, hasta el momento, el Dome Kang, un pico de 7.260 metros que por dos veces ha resistido las pocas acometidas de quienes lo han intentado. "Este año lo vamos a conseguir", se ha mostrado optimista Carlos Soria, quien pretenderá la montaña por tercera vez, al igual que Dani Salas y Salvador García-Atance, cuando vuelvan a recorrer los caminos que cortan Tíbet, Sikkim y Nepal y asciendan bajo la sombra del Kangchenjunga a esa cima desafiante "que supone la expedición de una vida", como ha dicho Tente Lagunilla: bricomanitas de la expedición, enorme alpinista, y también hostigado por la nieve dicha montaña en 2006.
Tente, igual que Elena Goded repetirá, pues, compañeros y objetivo este abril (la expedición parte de España el 23 de marzo). "Vamos un grupo fuerte, motivado, concienciado…" apunta Dani Salas, coincidiendo con el veredicto de Carlos Soria. Y éste último no suele fallar. Justo antes de partir a su tercera expedición al K2, Carlos aseguraba que lo iba a lograr. Y así fue, convirtiéndose en el hombre de mayor edad que lograba la cumbre, acrecentando esa leyenda suya que hace que los comerciantes le reconozcan por las calles de Skardu. "El tio más grande del mundo" le dicen, traducido algo libremente, al alpinista abulense.
Para la cima, además de este equipo compacto, la expedición contará con dos "fortísimos" sherpas que les acompañarán desde la instalación del campo base avanzado, a situarse en esta ocasión en el emplazamiento del que sería el primer campo de altura. "De este modo te ahorras los 11 kilómetros de glaciar que separan el CB del C1 normalmente, y que te dejan física y psíquicamente agotado" señala Salas.
Una expedición diferente¿Qué obstáculos prepara el Dome Kang esta temporada? Ya durante la primera expedición de Carlos, Dani y Salvador, gestionada por la Sociedad Geográfica Española en 2004, sus laderas se tornaban impracticables y no lograban terminar de abrir una ruta que pretendía ascender la vertiente de Sikkim por su arista. La montaña era todo secretos aquel año. Algo menos lo fue en 2006, cuando repitieron el camino para subir y para retirarse, al no poder fijar tramos de cuerda fiables en una arista que este año no van a volver a intentar. Su idea, para abril, es repetir una ruta (que acabó en desgracia para sus aperturistas) hasta el plateu, una plataforma de 12 kilómetros situada a 7.000 metros, en donde están, a parte del Dome Kang, el Jonsang (7.460 metros) y el Janah (7.035 metros). Y del plateau, a la cumbre.
"Esta no es una expedición como las demás" añade Tente Lagunilla. "Cuando hacemos un ochomil por la ruta normal no aportamos nada al alpinismo, solo a nosotros mismos. Con el Dome Kang, una cima virgen, podemos añadir unas líneas a la historia. Eso es algo mágico".

Cómo descubrí el Dome KangAsí cuenta, Salvador García-Atance, cómo conoció esta mole inconquistada, donde el hombre siempre será vulnerable a lo desconocido, quizá hasta que en abril sus misterios sean aclarados. Salvador García-Atance no es solo el jefe de la expedición, es en palabras de Dani Salas "el alma de la idea, quien descubrió la montaña y nos animó a escalarla". Ocurrió de esta manera:
Hasta hace poco, en la mayoría de las publicaciones, le han asignado al Dome Kang la altura de 7.450 mts., y se ha asumido que fue ascendido por Dyrenfurth en 1930, el mismo día que hizo la cumbre del Jonsang (7.460).
Tengo una fuerte preferencia por la combinación de la escalada de picos altos y la exploración de lugares remotos y poco visitados. Cuatro de mis seis expediciones al Himalaya han tenido como objetivo picos o lugares poco ascendidos, con marchas de aproximación largas y en parajes muy poco visitados. Mi inquietud es continua por buscar picos raros. Al leer el libro "Kangchenjunga" de Dyrenfurth (1930), me resultó extraño que para subir al Jonsang Peak y estando en Nepal, diesen un enorme rodeo pasando por el Jonsang La a Sikkim y luego al Tibet. Obviamente, la subida a Jonsang desde Nepal debía ser muy difícil, sin embargo, cuando Dyrenfurth llega a la cumbre de Jonsang y a pesar de ser tarde (alrededor de las 15 P.M.) se acerca hacia el este a una cumbre más baja que está encima del Jongsang La, collado por el que él había pasado unos días antes, y que por tanto que conocía perfectamente.
Empecé por buscar en el American Alpinist Journal las coordenadas del Dome Kang y del Jonsang Peak y la altura de ambos. Descubrí entonces que el auténtico Dome Kang tenía 7.260 metros y estaba a tres kilómetros del Jonsang (7460). Si Dyrenfurth llega en 1.930 a la cumbre del Jonsang hacia las tres de la tarde e inicia el descenso a un campo 3 (en Tibet) a las cinco y media, es totalmente imposible que en ese tiempo hiciera tres kilómetros de ida y bajase 200 mts de desnivel y tres kilómetros de vuelta y subiera 200 mts de desnivel en dos horas y media. Además no tendría sentido esa desviación para hacer un pico más bajo de donde se encontraba y en una dirección (este) que le acercaba al Jonsang La y que él sabía que no le llevaba más que un precipicio de 1000 mts.
En realidad Dyrenfurth fue a una cumbre accesoria del Jonsag Peak de 7450 mts en dirección sur que le permitió dominar con todo el plateau al sur del Jonsang Peak, por lo que entonces el Dome Kang (7260), pico que domina por el oeste el Jonsang La, es una cumbre virgen.